LOADING

Seguirme

Estar
diciembre 24, 2018|Capiton(é)

Estar

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Una voz,

pronunció las letras que me nombran.

Por su secuencia precisa, debí responder.

 

Fue como armarme,

al reconocerme,

al oír mis latidos…

acontecer.

 

Bajo mis pies,

escuché los pasos,

y del agua,

sentí su calor.

 

Quinientos días,

estuve sin nombre,

y fui sin remedio,

mi propia abstracción.

 

Empezaba a extrañar,

el sol en la frente,

la espiga que hiere,

la sangre,

y la sal.

 

Extrañaba del mundo,

todo su bien,

extrañaba su bien,

por olvidar su mal.

 

Ahora lo sé.

 

Ser,

no es lo mismo

que estar.

 

No es lo mismo morir,

que ser inmortal.

 

 

 

 

 

 

 

Compartir esta nota...
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
sin comentarios
Compartir