LOADING

Seguirme

12×12
julio 29, 2019|Capiton(é)Entrevistas

12×12

12×12
Tiempo de lectura: 5 minutos

– IX –
.ROLY ARIAS.

    
Contame, porqué empezaste a pintar.
Bueno… soy autodidacta, no tengo un modo de saber cómo o cuándo empecé, lo que sí sé y puedo precisar es el momento en que me di cuenta que eso que hacía iba a tomar la forma de una actividad definida, no ya algo marginal. Terminada la secundaria, dibujaba siempre y escribía poesía, que era mi pasión, quería ser poeta.
Dejé de escribir porque no tolero leerme; odio leerme. No me tengo paciencia para las cosas que escribo; en esta auto crítica siempre salían ganando los dibujos, era mucho más amable lo que me devolvía el dibujo que lo que me devolvía lo que yo escribía.


¿Abandonaste la escritura completamente?
Tiene una vida oculta, porque gran parte de los dibujos tienen textos que están escritos que no se entienden; la pulsión de escribir, está. En “Simplicito” de alguna manera hay cosas escritas; también tengo textos escritos para catálogos y publiqué un librito de poesías de una manera muy artesanal, se llama “De la cartografía y otros oficios”


¿De dónde te viene tu parte artística?
Tengo como antecedente a mi hermano, abogado, que escribía y dibujaba increíblemente. Me acuerdo de chico yendo a una entrega de premios de cuentos de él y a su vez; también me acuerdo de tardes que pasabamos juntos, donde me dibujaba y contaba historias; me dibujaba indios: “este es un indio pampa, malo y gordo”. También tenía un Tatata que me contaba historias, historias de Sebastián El Cano, de la vuelta al mundo, de Magallanes. Otra cosa favorable fue la buena recepción que tuvieron mis padres hacia las cosas que yo hacía, lo disfrutaban y lo valoraban.


¿Tus viejos a que se dedicaban?
Mi papá fue empleado de banco y trabajó en una clínica haciendo trabajos contables. Mi mamá ama de casa. Viví de manera horrible la muerte de mi papá, murió de un ataque al corazón, repentinamente, un hombre que era grandote, vigoroso. Tuvimos un vínculo super cercano, muy particular, de abrazos, de proximidad física. Mis padres vivían con mucha alegría las cosas que me pasaban.

¿Cómo fue tu recorrido?
En el ámbito artístico cuando ya empecé a hacer central esta actividad, me salió un trabajo en una imprenta y un día estando con el director de la revista, se cayó mi carpeta de dibujos al suelo y entonces él vio uno de los dibujos y lo eligió como la ilustración de una nota periodística. Después había que hacer una nota sobre una obra de teatro y me manda a que escriba esa nota. Así es que al mes de estar trabajando en este lugar me pasaron estas dos cosas muy fuertes.

Allí aprendí también de manera autodidacta el oficio de diseñador gráfico y al año nos mudamos con una socia y pusimos nuestra propia empresa. Ya en esta nueva etapa, decidí hacer una muestra, fui al Museo de Bellas Artes con todos mis dibujos en una carpeta y me dieron fecha para exponer en el Museo, año 1994. Recuerdo que con Fabián Nanni enmarcamos todos los dibujos de toda esa primera muestra.

¿Quiénes fueron tus referentes?

No tuve “El” maestro. Yo me fui formando de experiencias grupales con otros artistas y después inevitablemente uno se empieza a nutrir de la historia del arte, se alimenta de montón de artistas a medida que empieza a conocerlos.
Me influencian artistas contemporáneos. Me fascinan tipos que hacen cosas que no tienen nada que ver conmigo, con mi obra, y otros que sí.

La literatura es también una herramienta fuertísima, poderosa para mí.


¿Qué lees?
Borges, poesía, novelas, la Biblia, leo, releo. Borges me pone en un lugar clave para entender cosas.


¿Se ve plasmada tu lectura en tu obra?
No creo que se vea, pero sí hace al lugar desde el que uno trabaja, ese lugar te lo da lo que leíste, las películas que viste, tus sentimientos, las personas con las que hablas… Cada cual en distintas proporciones y según el momento de tu vida; es el combustible.


Contame de tu obra.
Lo que yo decido hacer se mezcla con la respuesta de la gente, con cuestiones económicas, obras que se venden también me influencian; lo que yo hago se adecua a un montón de cosas; es el resultado de negociaciones con la vida. Pongo como virtud esta posibilidad de cambiar en función de cosas que me van sucediendo.
A mis ojos, yo cambio mucho y voy pasando por distintos tipos de obra. Me parece que el trabajo tiene que ser constante, continuo y en cantidad. Yo defino un formato, líneas generales como un incentivo de trabajo, lo demás se va definiendo, y por ahí algo va contagiando al resto y termina siendo una serie, y en ese punto, yo trabajo, trabajo, trabajo, y me desentiendo de la calidad o particularidad y dejo ese análisis para el final. Quien me suma mucho y me hace de curadora de mis trabajos es Marcela López Sastre. Finalmente el espectador será el creador de lo que está viendo.


¿Qué temas te movilizan para trabajar? ¿Hay algo antes?
Creo, desde el lugar en que trabajo, que me refiero a cuestiones bastante amplias, a experiencias vitales, donde el amor, la muerte, el dolor, inevitablemente aparecen. Me considero un tipo muy terrenal; tengo una espiritualidad muy acotada; me encanta comer, jugar al futbol, los abrazos, los asados, los amigos, mis hijos.


¿Qué relación tenés con lo religioso?
Hace poco me hice hacer reiki y me resultó fascinante; ahora puedo decir que soy un escéptico con dudas, antes era un escéptico.

Mi madre es muy religiosa, muy católica y va a las procesiones y viene contenta de misa por lo que dijo el padre. ¡Yo llegué a ir a misa todos los días! No sé qué fue lo que me hizo cambiar mi manera de pensar o creer, no lo puedo definir, es algo que me excede, pero me gusta ahora volver a creer, saber que puedo volver a descubrir otra cosa, es una expectativa de vida mucho más interesante.
Desde siempre, desde chico, tuve la fantasía de ayudar al mundo, hasta los ocho o nueve años, iba a ser bombero. Ahora lo que me emociona, son los mensajes que recibo de la gente, por ejemplo, cuando algo de lo que dice Simplicito les hizo bien.


¿Hay un prototipo de día?
No. Trato de poner orden y horarios pero nunca los cumplo. Cada día tiene su propia voluntad y se desarrolla orgánicamente frente a mis ojos. Exagerando diría que soy un testigo de eso que sucede.


¿Hiciste análisis?
No. En un tiempo conversaba con un psicólogo amigo, no llegaba a ser análisis pero me hizo bien.

¿Te digo algunas palabras y me decís lo que se te venga a la cabeza?
AMOR: Todo. Todo es amor, todo tiene que ver con el amor.
VERDAD: Me parece que está sobrevaluada la verdad, muchas veces es una visión particular, eso que llamamos verdad.
DESTINO: soy medio fatalista y es algo que me pregunto siempre, siempre; sobre si determinadas cosas están marcadas.
LOCURA: amenaza, es la amenaza de la locura…si..
MUERTE: miedo.

                            

Compartir esta nota...
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
sin comentarios
Compartir
Acerca de Capiton(é)
- Dame tu libertad... o dame tu vida.

- Exigió el presunto Amo.

- Ja. - Respondió el presunto esclavo.

Volver, ya no fue posible.

About
Soledad Lecuona de Prat, nació en Salta, Argentina (1982). Cursó sus estudios universitarios en la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad Católica de Salta obteniendo los títulos de Profesora y Licenciada en psicología.

Luego de trabajar durante algunos años en diversos organismos públicos, tanto en el área de capacitación como de atención a personas en estado de vulnerabilidad social, psicológica y afectiva, se volcó -hace ya más de 10 años- a la atención clínica de pacientes en su consultorio privado.

Actualmente trabaja en una investigación sistemática del Seminario Nro. I de Jacques Lacan con el objetivo de publicar futuras obras sobre su contenido.

Pasa sus horas escribiendo ensayos, poesías y cuentos que abordan cuestiones cotidianas, sin dejar de lado su percepción profundamente analítica.

Con el fin de exponer sus pensamientos creo el blog "Tiene nudos" (2014) que se consolidaría posteriormente, bajo el nombre de "Capitoné (2017).

Actualmente vive en la provincia de Salta, junto a sus tres hijos.

Buscar
Typology

DISEÑO WEB CAPITONE · TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS CAPITON(É)
2017